Dr. Manuel  J. de la Torre Gutiérrez, director general y fundador

 

Conocimiento, compromiso, autenticidad

Pertenezco a una familia de arraigada tradición en el mundo de la sanidad; mi tatarabuelo, mi bisabuelo, mi abuelo y mi padre han marcado el paso, que hemos seguido mi hermano y yo.  El mundo de la medicina es algo que siempre me atrajo, abducido por el ambiente familiar y por la satisfacción que supone ayudar a los demás en un tema tan fundamental como el de la salud.

Hace 26 años, después de una carrera profesional trepidante, con los altibajos necesarios para descubrir cuál era realmente el compromiso que quería asumir con la sociedad, decidí fundar Equipo de la Torre.

La idea era crear un equipo médico y de profesionales de la salud independiente, multidisciplinar, capaz de aportar un valor diferencial al paciente. Cada uno de nosotros con un extenso conocimiento y experiencia en su área, pero a la misma vez con los mismos principios y valores, con la misma forma de entender la medicina… Esta es la clave que nos ha permitido crear un Grupo como el que hoy somos, con la independencia necesaria para afrontar los retos que exige mantenerse a la vanguardia mundial de la tecnología y la técnica en el complejo mundo de la Neurocirugía. Esto fue lo que me impulsó a dar el paso y es de lo que hoy me siento más orgulloso, junto con mi servicio como Neurocirujano de la Casa de su Majestad el Rey.

Aspectos tan importantes como la inversión y dedicación a investigación y desarrollo, la apuesta por la última tecnología, nuestras instalaciones… forma parte de nuestro compromiso con el paciente, lo llevamos en el ADN. Porque lo nuestro no es un trabajo, es una dedicación. Nos apasiona lo que hacemos o, si se quiere, hacemos lo que nos apasiona. Y lo digo con la máxima sinceridad, y con todo el respeto a otras profesiones,  que cuando apagan el interruptor de la luz y se marchan a casa pueden desconectar… En nuestro caso nunca apagas la luz, porque cuando terminas de operar y te marchas a casa, vas pensando en el paciente, en cómo estará, si el postoperatorio irá como tiene que ir, siempre en tensión esperando que no suene el teléfono.

Nos apasiona lo que hacemos o, si se quiere, hacemos lo que nos apasiona.

Hay que tener en cuenta que en muchos casos vamos al límite, a arreglar  lo que ya nadie se atreve, y buscando que el resultado sea el mejor posible…No en vano nuestro servicio es una referencia no solo a nivel nacional, sino también internacional, ya que recibimos pacientes de todas partes del mundo y, en la mayoría de los casos, hablando desde un punto de vista médico, nos llega ‘lo peor de cada casa’, pacientes con muchas complicaciones, que ya han sido operados en una o varias ocasiones… No sabemos desconectar, a ninguna hora del día, siempre pegados al teléfono, incluso en vacaciones. Nadie de los que trabaja en Equipo de la Torre es ajeno a esta forma de entender el servicio al paciente.

Sabemos que ser una empresa familiar, 100% de capital español, en un mundo de gigantes como es el actual del sector de la salud, puede parecer desafiante o incluso ingenuo, pero el tiempo nos ha dado la razón.  La flexibilidad y capacidad de adaptación e incorporación de nuevas tecnologías y desarrollo que tenemos es un valor incalculable en cualquier sector, pero en el nuestro mucho más.

La medicina avanza rápidamente y nuestra especialización y experiencia nos pide salir al encuentro del futuro de la Neurocirugía.

Somos médicos y emprendedores que queremos desarrollar nuestra profesión buscando siempre la excelencia y creo que hemos dado con la fórmula adecuada: trabajamos en centros de grandes grupos de salud, pero no para ellos. Queremos mantener nuestro espíritu y nuestra forma de trabajar, con la máxima dedicación y con la independencia más absoluta.

Esto nos ha ido permitiendo apostar por una estrategia de reinversión en mejoras de equipo y tecnológicas, independientemente de la situación económica del país y de la política de los distintos grandes grupos y entidades del mundo de la salud.

Hace unos años hemos incorporado al Grupo nuestra Unidad Avanzada de Salud Bucodental, de la mano de mi hijo, el Dr. Manuel V. de la Torre, y su equipo, jóvenes experimentados con una alta formación y una visión muy clara de lo que tiene que ser hoy la odontología de calidad. Su éxito es el reflejo de que el buen hacer tiene premio y los pacientes no se la quieren jugar con su salud. En un mundo tan competitivo y tan mercantilizado como es el sector dental, jugar con otras reglas donde se prima la ética y deontología profesional se ha convertido en un valor diferencial, cuando tendría que ser la razón de ser de cualquier profesión vinculada al mundo de la salud.

Hoy, con todos los medios con los que contamos en el ámbito de la comunicación y publicidad, puedo decir, con gran orgullo, que el 80% de nuestros nuevos pacientes tanto de neurocirugía como de dental vienen referidos por otros pacientes. Solo aquellos que nos dedicamos a la sanidad sabemos que esto solo es posible si somos verdad, si estamos comprometidos con el conocimiento y con nuestros pacientes.

 

Sabemos que ser una empresa familiar, 100% de capital español, en un mundo de gigantes como es el actual del sector de la salud, puede parecer desafiante o incluso ingenuo

Puedo decir, con gran orgullo, que el 80% de nuestros nuevos pacientes (…) vienen referidos por otros pacientes. Solo aquellos que nos dedicamos a la sanidad sabemos que esto solo es posible si somos verdad